Ciencia en Cuarentena: Samir Kouro

24 · septiembre · 2020

“Esta crisis nos ha obligado a ser más creativos en métodos de hacer docencia e investigación”

 

Samir Kouro es de la casa, estudio su pre y post grados en nuestra universidad. En otras palabras es Ingeniero, Magíster y Doctor en Ingeniería Electrónica de la Santa María. Es decir, lo lleva en su ADN, a tal punto que hoy no sólo es profesor adjunto de nuestro departamento, sino que además es sub director de AC3E.

 

Si bien tiene varias áreas de investigación a lo largo de su carrera como Topologías Multinivel, Eletrónica Industrial, Contro de Convertidores Estáticos, finalmente se ha centrado los últimos años en la Electrónica de Potencia y los Sistemas de Conversión de Energía.

 

Cuando uno le pide que explique en sencillo qué significa Electrónica de Potencia o Conversión, lo puede hacer y le gusta hacerlo. “Trabajo en el desarrollo de circuitos que permiten adaptar y controlar la energía para su uso en distintas aplicaciones, tales como energía solar, energía eólica, vehículos eléctricos, sistemas de almacenamiento de energía, etc. Hacemos que estos circuitos sean más eficientes y permitan masificar estas tecnologías que buscan reducir la dependencia en los combustibles fósiles y así ayudar a mitigar el cambio climático” relata.

 

En eso estaba trabajando cuando llegó el Coronavirus y la forma de investigar debió ser adaptada. Para Samir ha sido un desafío que lo ha invitado a ser más creativo para reinventarse, porque así es la vida, así se enfrentan las crisis, buscando oportunidades y esa ha sido su postura.

 

En los últimos meses “mi manera de trabajar ha cambiado bastante, en general he notado que hago mucho más trabajo. Tengo más reuniones que antes dado que no hay tiempos de traslado entre reuniones, es todo instantáneo. Antes me tocaba ir por el día a una reunión en Santiago, ahora la hago de manera virtual y me toma solo una hora, así puedes agendar muchas más actividades. También he visto que el trabajo es más eficiente, las reuniones tienden a durar el tiempo planificado (a diferencia de las reuniones presenciales). Los desafíos han sido tener que compatibilizar las labores domésticas con el trabajo, pero he disfrutado tener esta experiencia (me gusta cocinar)” cuenta.

 

No obsatante, para Samir hacer investigación a distancia se puede, “para algunas cosas si, y otras no. Leer, hacer trabajo analítico, simular, escribir papers y discusiones técnicas con los colegas, si se puede, pero en mi disciplina es importante el trabajo experimental en laboratorio. El no poder ingresar a los laboratorios ha interrumpido el avance de los estudiantes e investigadores en sus trabajos, cosa que ha afectadme el avance en sus memorias, las tesis y los proyectos de investigación” señala.

 

Respecto del futuro, si se verá afectada la investigación y la docencia por el efecto de la pandemia,Samir señala que no, “todo lo contrario, es una oportunidad. Creo que esta crisis nos ha obligado a ser más creativos en métodos de hacer docencia e investigación, y parte de esas innovaciones en la forma de trabajar podrían ser utilizadas en un futuro. Hay que evaluar que cosas funcionaron bien, y ver si hay  cabida en un mundo post-pandemia. Además, es posible que situaciones como la vivida en estos meses se vuelvan a producir, por lo que es una buena oportunidad para tomar conciencia y desarrollar estas capacidades de trabajo de manera remota” enfatiza.

 

Sobre lo que más echa de menos, Samir Kouro es categórico, “el contacto de verdad con las personas,  poder caminar por el campus de la USM y disfrutar de sus vistas y jardines,  y la tranquilidad mental de que no hay gente sufriendo, ya que personalmente no me afecta tanto, puedo trabajar de casa,  y no estoy en el grupo de salud de alto riesgo, pero me agobia saber que mucha gente si lo está pasando mal” señala.

 

¿Cuándo terminará? Kouro prefiere no especular. “Frente a este tipo de crisis lo que se sabe es como parten, no como y cuando terminan, prefiero no generarme expectativas y vivir el presente” agrega. Y eso es algo que ha aprendido.

 

No obstante, una de las cosas que más le ha llamado la atención con todo lo que hemos vividos en esta primera mitad del año es el “profundo sentido de comunidad que tiene una parte de la población, que se demuestra en la preocupación y respeto por los demás, y el profundo sentido de individualismo y falta de empatía que tiene la otra parte. Las crisis sacan lo mejor y lo peor de las personas”. 

 

Finalmente, sobre qué cree que aprenderemos de todo esto, Kouro concluye que “el camino que llevamos de buscar un crecimiento sostenido en lo económico a costa de nuestro medio ambiente nos pasará la cuenta, y que las crisis que se vienen pueden ser mucho más graves que esta si no hacemos algo ahora”.

 

No hay comentarios en esta noticia

Ingresa tu comentario

Valoramos su opinión siempre que esta sea emitida con respeto y responsabilidad. Nos reservamos el derecho a no publicar comentarios que resulten ofensivos o fuera del contexto de la noticia.

(*) Son datos necesario para enviar.