La Ingeniería Mecánica aporta una nueva mirada a la Competencia de Robótica USM

8 · enero · 2015

Estudiantes de la carrera sorprendieron al adjudicarse el primer lugar en la categoría velocidad del torneo realizado en el plantel. Ahora se proyectan para desarrollar un nuevo prototipo con el que sueñan competir fuera de Chile.

Pensar en participar en la Competencia de Robótica de la Universidad Santa María tomando como referente un robot japonés, significa de inmediato poner una vara alta y enfrentarse a un gran desafío.

“Cuando decidimos ingresar lo primero que hicimos fue revisar videos de competencias japonesas, que tienen un nivel muy superior, y nos propusimos que esa era la calidad del trabajo que queríamos realizar”, cuenta Andrés Bercovich, capitán del equipo conformado además por Gerardo Placencia y Luis Fuenzalida. Los tres son estudiantes de Ingeniería Mecánica de la Universidad Santa María.

La competencia es organizada por el Centro de Robótica de la Casa de Estudio y en su última versión participaron 37 equipos (nacionales y extranjeros): 24 de ellos en la categoría “velocidad”, 9 en categoría “sumo”, y 17 en categoría “open”. Se trata, según afirma Andrés, del único certamen de la especialidad en Chile “de nivel universitario experto”, con vasto prestigio y que ya lleva 12 años realizándose.

El robot desarrollado por el equipo liderado por Andrés Bercovich, llamado “Lamborgino”, resultó ganador en la categoría velocidad, teniendo que atravesar 3 etapas, en las que fue muy superior a sus competidores, logrando en el primer desafío completar un circuito en solo 5 segundos mientras su más cercano competidor lo realizó en 9. En el segundo desafío su gran velocidad también fue clave para eliminar a sus oponentes, y en el laberinto también se destacó por su rapidez y precisión al encontrar la salida.

Al comenzar a desarrollar este exitoso robot “vi que como alumnos de Ingeniería Mecánica podíamos llegar a hacer un prototipo que podría tener un buen rendimiento en la competencia. A partir de eso comenzamos a desarrollar uno que es como un equivalente latinoamericano de la tecnología japonesa, en lo que se refiere a robots seguidores de línea”, señala.

El desafío implicó que los tres estudiantes tuvieran que adentrarse en áreas que de forma natural no se relacionan directamente con su especialidad, como Informática y Electrónica. Además, quisieron incorporar el diseño como parte importante de su trabajo para que “Lamborgino” no solo fuera rápido, sino que también se viera bien.

“A medida que avanzábamos nos dimos cuenta de cosas en que fueron vitales nuestros conocimientos como estudiantes de Ingeniería Mecánica: vimos que si hay una variable que tiene absoluta relación con la velocidad es el peso del auto, por eso buscamos quitarle inercia, tratando que sus partes, como las ruedas, fueran lo más livianas posibles, con lo que aumentamos su velocidad, llegando el robot a pesar solo 50 gramos”.

robotEl alumno afirma que como equipo quedaron más que satisfechos con su participación, ya que “nosotros estábamos preparados para una competencia al estilo japonés, lo que suponía un escenario de mucha mayor dificultad, por lo que nuestro robot compitió a un tercio de su potencia máxima”.

Luego de este buen resultado, el equipo se prepara seguir avanzando: “ya estamos desarrollando un nuevo prototipo mecánico enfocado en mejorar aún más su velocidad. La idea es duplicar la cifra alcanzada en este certamen. Todo con el fin de proyectar nuestro trabajo y llegar a competir internacionalmente”, finaliza Bercovich.

No hay comentarios en esta noticia

Ingresa tu comentario

Valoramos su opinión siempre que esta sea emitida con respeto y responsabilidad. Nos reservamos el derecho a no publicar comentarios que resulten ofensivos o fuera del contexto de la noticia.

(*) Son datos necesario para enviar.