María José Escobar, seremi de Ciencia Tecnología, Conocimiento e Innovación “Este desafío es para mí una forma de contribuir de manera efectiva a que la ciencia se instale en toda nuestra sociedad”

3 · enero · 2020

Académica del Departamento de Electrónica ya asumió sus labores como seremi para la Macrozona Centro que abarca a las regiones de Coquimbo y Valparaíso

 

A casi dos meses de la entrada oficial en funcionamiento del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, fueron designadas las Secretarias Regionales Ministeriales para las cinco macrozonas, asumiendo una de ellas, la de la Zona Centro, compuesta por las regiones de Coquimbo y Valparaíso, nuestra ex alumna, Magíster en Ingeniería Electrónica, Doctora en Procesamiento de Imágenes y Señales de la Universidad de Nice Sophia Antipolis y actual académica del Departamento de Electrónica, María José Escobar Silva.

 

Para María José fue una sorpresa cuando su nombre comenzó a circular. La política no estaba en su horizonte hasta hoy centrado casi en su totalidad en su trabajo en el ámbito de la ciencia, aunque siempre atenta y en conocimiento de su entorno social, por eso mismo aceptó el desafío, por un compromiso por lo que pueda colaborar desde la ciencia al país, vinculando ambas áreas siendo el nexo entre el Ministerio y la comunidad científica, académica, productiva y de innovación de las regiones a cargo.

 

-¿Cómo fue tu llegada al cargo? ¿Por qué aceptaste este desafío y qué significa para ti asumir esta tarea?

 

-Las Seremías son cargos de confianza. En mi caso en particular, mi nombre fue propuesto por colegas investigadores de la región. En un principio esto me descolocó completamente, pero luego me di cuenta que era un desafío que sí quería tomar, lo que agarró fuerza con el estallido social. Este desafío es para mí una forma de contribuir de manera efectiva a que la ciencia se instale en toda nuestra sociedad, facilitando procesos que lleven a una mejor vinculación academia-industria, diversificando la matriz productiva logrando así una sociedad más equitativa.

 

-¿Pensaste alguna vez hacer ciencia o potenciar la ciencia desde la política? 

 

-En realidad sí, el avance científico y tecnológico puede ser muy rápido, y que este avance sea para el país una oportunidad o amenaza se convierte en una decisión política. Este es por ejemplo el caso de la inteligencia artificial (IA), que no es el futuro sino que una realidad. Que la IA sea una amenaza o una oportunidad es hoy en día una decisión política, en la que debe establecerse un foco y priorizar medidas que garanticen poder subirnos a este barco de una manera responsable que signifique un bienestar social. Es por eso, que actualmente se trabaja en la elaboración de una Política de Inteligencia Artificial, cuyo plan de acción debiese estar listo en mayo del 2020.

Este ministerio también potencia la innovación, en la que diversos casos de éxito de otros países nos muestran que la intervención del Estado es clave para poder generar innovación basada en ciencia/tecnología, innovación de calidad y de alto impacto.

Por otro lado, la ciencia en la política es también importante para tomar decisiones en base a evidencia científica. Este es el caso, por ejemplo, de la COP25, en donde el Ministerio articuló el trabajo de más de 500 investigadores en todo el país para la confección del documento “Evidencia científica y cambio climático en Chile: Resumen para tomadores de decisiones”, que se espera se convierta en material fundamental para la toma de decisiones urgentes del mundo político en torno al cambio climático.

 

 

-¿Seguirás con tus investigaciones y proyectos?

 

-Por ley tengo derecho a mantener algunas horas dedicadas a la docencia, que en mi caso, se enmarcan en la supervisión de tesis de estudiantes de pre y postgrado. Esta será por ahora la forma de mantener la investigación y algunos proyectos.

 

 

-¿Cuál es tu meta? 

 

-Este Ministerio está recién naciendo, estas son las primeras seremías que se instalan en las macrozonas. Por ahora, la primera meta es descentralizar el ministerio instalándose en la zona, levantar el diagnóstico de capacidades y oportunidades. Junto a este levantamiento, está el articularse con la estructura política actual, esto es, formando parte del gabinete del Intendente donde se encuentre el asiento de la Seremía, e interactuando con el Gobierno Regional. Además, hay vinculación con otros actores tales como el poder legislativo, participando en la Comisión de Ciencia y Tecnología de la cámara de diputados y gremios empresariales.

Dentro de los objetivos para este periodo, está también contribuir en la confección de la Política Nacional de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, que debiese entrar en vigencia el año 2020 para luego poner en práctica su plan de acción.

 

-Con todas las movilizaciones y el gasto social que se está invirtiendo se espera que la inversión en Ciencia y Tecnología se contraiga... ¿cómo ves el escenario del ministerio y su incidencia en esto? 

 

-Estoy convencida que si bien es difícil visualizar el aporte inmediato de la ciencia y la tecnología a la crisis social, es imprescindible para la solución a largo plazo, que nos permitirá contar con una sociedad más informada, mejor formada, una matriz productiva más diversa, que conlleve a una sociedad más justa. 

Este ministerio también potencia la innovación, en la que diversos casos de éxito de otros países nos muestran que la intervención del estado es clave para poder generar innovación basada en ciencia/tecnología, innovación de calidad y de alto impacto.

 

No hay comentarios en esta noticia

Ingresa tu comentario

Valoramos su opinión siempre que esta sea emitida con respeto y responsabilidad. Nos reservamos el derecho a no publicar comentarios que resulten ofensivos o fuera del contexto de la noticia.

(*) Son datos necesario para enviar.